Recesión: qué es y en qué afecta a mis inversiones

NOVIEMBRE 4, 2019

Recesión: qué es y en qué afecta a mis inversiones

A mediados de junio el Banco de México (Banxico) y el área de análisis del banco estadunidense Bank of America señalaron que la actividad económica del país está mostrando señales de desaceleración mayores a las esperada, es decir, que no está creciendo como se tenía pronosticado y, en consecuencia, existe la posibilidad de una ligera recesión.



¿Qué significa esto y qué implicaciones puede tener para mis inversiones?



Básicamente significa que la producción de un país se reduce por un tiempo y la cantidad de dinero disponible también disminuye.



Se trata de un círculo vicioso en el que las empresas del país bajan su producción y los ciudadanos su consumo por temor a que la economía empeore. En consecuencia, disminuyen los empleos porque ya no hay necesidad de producir tanto; también baja la cantidad de dinero que circula porque las personas no gastan: prefieren guardarlo, por si se quedan sin empleo o porque se quedaron sin dinero.



De acuerdo con John Maynard Keynes, uno de los economistas más importantes del siglo XX, una recesión se origina con la restricción de la circulación de dinero y no debe confundirse con una crisis económica, la cual sí puede sacudir la estabilidad financiera en las inversiones y el mercado cambiario.



Algunas características de la recesión son:





  • Incremento del desempleo.
  • Disminución del consumo debido al aumento de precios y/o a la disminución del poder adquisitivo.
  • Aumento en la cartera vencida de los créditos: sucede cuando las personas no tienen dinero para pagar sus deudas, ya sea por el aumento en los precios, en las tasas de interés, o por desempleo.
  • Disminución del crecimiento económico: provocado por el aumento de precios, la disminución del consumo, menor inversión y ,en consecuencia, menor generación de empleos.




La principal razón por la que una recesión puede afectar nuestras inversiones es no contar con un fondo de emergencia. Es aconsejable tener un guardadito para poder solventar gastos equivalentes a seis meses, o más, en caso de perder nuestro empleo o de que recorten nuestro salario por alguna razón.



La segunda opción para protegernos es contar con un portafolio diversificado. Recuerda que poner los huevos en distintas canastas es el principal consejo de los grandes inversionistas. Así, si por ejemplo, si tu dinero está repartido entre acciones de empresas de energía, construcción, tecnología y consumo, pero también tienes deuda gubernamental y otros instrumentos, si uno de esos sectores se ve afectado por la recesión, podrás compensar la pérdida con los otros.



Las recesiones son una parte natural de los ciclos económicos, pero siempre es mejor estar preparados.



Fuentes: Milenio, Expansión, Excélsior, El Economista

Notas Relacionadas

negocios ¿Qué es una idea de negocio y cuáles son su...
Juan Carlos González Díaz
Cualquiera que desee emprender debe empezar por algo básic... leer más
negocios Factores de éxito en un negocio propio
Juan Carlos González Díaz
Las buenas intenciones de los emprendedores nunca son sufic... leer más