Tesla, Inc. (Clave de cotización: TSLA) presentó los resultados del segundo trimestre que mostraron signos de  desaceleración. 

Los ingresos totalizaron US $13,757 millones (+57% a/a), esto se debe en parte a las ventas automotrices que  aumentan en un + 59% A/A a US $11,672 millones. 

El costo de las ventas totalizó US $10,097 millones (+51% a/a), una tasa que es más baja que la de las ventas. El  costo de las ventas automotrices aumentó en (+52% a/a) y representan el 81% del costo de las ventas de Tesla. 

La utilidad bruta totalizó $3,660 millones (+77% a/a) una mejora debido principalmente a la integración vertical.  El margen bruto resulta en 26.6% (+308 puntos base). 

Por otro lado, las operaciones de servicio post-venta ya tuvieron un margen bruto cercano a cero. 

Los gastos operativos totalizaron US $1,656 millones (+32% a/a). Los crecimientos fueron impulsados  principalmente por investigación y desarrollo que aunque representan el 37% de las ventas, crecen 67% a/a. 

Dado la disciplina en gastos, la utilidad operativa resultante es de US $2,004 millones (+148% a/a). Por lo tanto, el  margen operativo cerró en 14.57% (+535 puntos base), liderando en la industria automotriz en su conjunto. 

La depreciación y la amortización aumentaron a US $761 millones (+30% a/a). 

El EBITDA totalizó US $2,765 millones (+98% a/a). El margen EBITDA se expandió a 20.1% (+422 puntos base).  Este mayor crecimiento del EBITDA en comparación con las ventas, combinado con los márgenes en expansión  refleja la absorción del costo junto con una mayor eficiencia. 

Las inversiones de capital aumentaron a US $1,819 millones (+81% a/a). El flujo de efectivo libre resultante es de  US$1,328 millones, lo que muestra una disminución (+145% a/a). La utilidad por acción diluido no GAAP donde US $1.86 (+145% a/a). 

El objetivo es tener un parque vehicular de 20 millones de automóviles por año lo que implica una tasa anual  compuesta del 50%. Las estaciones de sobrealimentación han aumentado a 3,254 (+49% a/a).

Observamos una desaceleración en la entrega de vehículos. La empresa está limitada en su producción de  vehículos, ya que la interrupción de la cadena de suministro se intensifica. Para solucionar este problema, la  empresa anunció que desarrollará sus propios chips de silicio. Este anuncio fue realizado durante el evento Tesla  AI en agosto por el Jefe de Inteligencia Artificial de Tesla, Andrej Karpathy.