Al cierre del segundo trimestre de 2021, Banco Santander México (clave de cotización: BSMX) reportó ingresos por intereses de P$25,098 millones, lo que representó una disminución de -14.6% respecto al mismo trimestre del año anterior. Esta variación fue consecuencia de por un menor ingresos provenientes de la cartera de crédito y de inversiones en valores.

Asimismo, los gastos por intereses decrecieron -30.7% para finalizar en P$9,328 millones, debido a menores gastos por depósitos a plazo, depósitos de exigibilidad inmediata, entre otros. Debido a un crecimiento en los depósitos de exigibilidad inmediata, así como un menor volumen de depósitos a plazos, el costo de fondeo del banco se ajustó -124 p.b. y ubicó en un nivel de 2.95%.

Con ello, el margen financiero fue de P$15,770 millones, disminuyendo -1.0% a/a; sin embargo, el Margen Interés Neto (MIN) aumentó +4 p.b. a/a, situándose en 4.52%. El cambio en el MIN reflejó, principalmente, un efecto combinado de una menor contribución de la cartera de crédito a los activos productivos que generan interés y un menor costo de los depósitos.

La cartera de crédito vigente totalizó P$689,922 millones, la cual decreció -5.8% a/a; como consecuencia de un ajuste de -14.2% en la cartera comercial, parcialmente contrarrestada por un aumento de +9.6% en la cartera de individuos (cartera consumo e hipotecaria).

Por otro lado, la cartera vencida creció +8.3% respecto al mismo trimestre del 2020, finalizando en P$20,401 millones, ante crecimientos en la cartera de individuos. Con ello, el índice de morosidad aumentó +36 p.b. a/a, situándose en un nivel de 2.87%.

Las estimaciones preventivas para riesgos crediticios fueron de P$5,068 millones, las cuales decrecieron – 39.3% a/a. Dicho ajuste se debe a que, el mismo trimestre del año anterior, el banco realizó reservas adicionales a las necesarias por normatividad relacionadas con las afectaciones causadas por la pandemia. El costo de riesgo se situó en un nivel de 2.75%, disminuyendo -39 p.b. a/a.

Dentro de los ingresos no financieros, las comisiones y tarifas netas aumentaron +6.0% a/a, mientras que el resultado por intermediación decreció -75.1% a/a y otros ingresos de la operación representaron un gasto por P$542 millones.

Los gastos de administración y promoción totalizaron P$9,955 millones, reflejando el enfoque de la administración en controlar los gastos, ya que tan solo aumentaron +3.7% a/a.

Finalmente, con estos resultados, la utilidad neta fue de P$4,713 millones, la cual aumentó +11.4% a/a, beneficiada por menores reservas y un menor volumen de impuestos pagados.

Consideramos un reporte de resultados mixtos, debido al crecimiento en la utilidad neta; aunque la disminución en la cartera vigente, aumento en el índice de morosidad y un MIN relativamente estable perjudicaron los resultados del banco.

Analista

Manuel Zegbe