Regional reportó sus resultados del cuarto trimestre de 2022 los cuales calificamos como excelentes debido a un importante crecimiento en su utilidad neta ante una expansión en el margen financiero y menores reservas de crédito. Adicionalmente, la emisora presentó fuertes crecimientos en su cartera de crédito vigente, así como una reducción en su índice de morosidad.

Los ingresos por intereses fueron de P$6,541 millones lo que representó un crecimiento de +73.1% respecto a lo reportado el mismo trimestre del 2022. De la misma manera los gastos por intereses incrementaron +92.2% a/a para finalizar en P$3,375 millones. Estos incrementos fueron reflejo principalmente de los incrementos en la tasa de referencia por parte de Banco de México.

De esta manera, el margen financiero totalizó P$3,166 millones y aumentó +56.6% a/a. Con ello, el margen de interés neto se expandió +66 p.b. a/a y se ubicó en un nivel de 5.9%.

Las estimaciones preventivas para riesgos crediticios fueron de P$193 millones y disminuyeron -25.8% respecto a su comparativa anual. Esta disminución lo atribuimos a un menor saldo en la cartera vencida al cierre del trimestre.

Los ingresos no financieros—que incluyen las comisiones y tarifas netas, ingresos netos por arrendamiento puro ingresos por seguros y cambios—sumaron P$429 millones y disminuyeron -50.3% a/a, debido principalmente a una contracción mayor al -100% en los ingresos por arrendamiento puro; no obstante, esta reducción en los ingresos de arrendamiento puro fue consecuencia de la adopción de nuevas normas contables en el 2022. Por otro lado, las comisiones y tarifas netas incrementaron +37.0% a/a, al tiempo que se observó ingresos por seguros y cambios estables que solo aumentaron +2.1% a/a.

La cartera de crédito vigente, o cartera de crédito con riesgo de crédito etapa 1 y 2, fue de P$134,918 millones lo que representó un crecimiento de +16.5% a/a, debido a mayores montos en todos los segmentos de la cartera.

La cartera comercial, de consumo y de vivienda incrementaron anualmente +15.4%, +43.1% y +10.7%, respectivamente.

Por otro lado, la cartera vencida, o cartera de crédito con riesgo de crédito etapa 3, disminuyó -16.6% en su comparativa anual para totalizar P$1,780 millones. Dicho retroceso fue consecuencia de menores montos en la cartera comercial (-20.2% a/a) y la cartera a la vivienda (-14.7% a/a); que contrarrestaron un crecimiento en el segmento de consumo (+33.9% a/a). De esta manera, el índice de morosidad se contrajo -51 p.b. a/a y se ubicó en un nivel de 1.30%.

 

Analista
Manuel Zegbe