El mercado mexicano presenta perspectivas interesantes a pesar del complejo panorama mundial; el mercado accionario podría presentar un importante repunte en el año.

El 2023 supondrá distintos retos en materia económica principalmente relacionados al escenario actual en la inflación y las tasas de interés. Estas variables impactarán en el corto plazo el crecimiento económico global.

Por otro lado, la rentabilidad de las distintas empresas enfrentaría cambios a lo largo del año asumiendo un escenario base en el que estas variables económicas continuarán afectando el consumo al menos en la primera mitad de este año, para que posteriormente se vislumbre una consolidación en la inflación hacia los objetivos de los bancos centrales y con ello una eventual relajación en la política monetaria.

Estos factores también han incidido en gran medida en el mercado cambiario; particularmente el peso mexicano se ubica como la moneda emergente con mayor apreciación respecto al dólar en los últimos años. Esta situación debe considerarse para los próximos reportes de resultados que mostrarían impactos financieros en las empresas que cuentan principalmente con ingresos y pasivos en moneda extranjera.

Además de los distintos factores en nuestra economía que han influido en este gran desempeño de la moneda mexicana, se añaden las perspectivas en torno a la inversión extranjera hacia México, explicada principalmente por la reconfiguración en las cadenas de suministro y el conflicto geopolítico entre Estados Unidos y China, lo que beneficiaría a distintas industrias en nuestro país derivado de la ubicación estratégica y el vínculo con la actividad industrial en el vecino país del norte.

Nuestro mercado muestra una recuperación importante respecto a los niveles observados en la segunda mitad de 2022. Consideramos que aún existen oportunidades interesantes en este año que, a pesar del panorama complejo global, distintos sectores podrán aprovechar la coyuntura prevaleciente al contar con un poder de negociación importante en el mercado, balances sanos y atractivas oportunidades de crecimiento.

Por mencionar algunos ejemplos, sectores como el de instituciones financieras, turismo (grupos aeroportuarios y hoteles), fibras inmobiliarias, continuarán con destacable solidez en sus fundamentales en los próximos trimestres.

Para el principal índice accionario en nuestro mercado, estimamos un rendimiento superior al 12% respecto a los niveles actuales, el cual supone un avance en ingresos consolidados de un dígito alto, esto en sintonía con un crecimiento nominal del Producto Interno Bruto del 6% y con una inflación punta a punta del 5% hacia finales del 2023.

Las próximas decisiones de la Reserva Federal seguirán repercutiendo en la política monetaria de Banxico, pudiendo observar la tasa de referencia en niveles cercanos al 12% a finales del 2023 en nuestro país.

Respecto a los mercados internacionales, los inversionistas domésticos deben considerar la importante apreciación del tipo de cambio que podría favorecer los niveles de entrada en distintos sectores que habían mostrado ajustes relevantes en 2022 y continúan en niveles muy rezagados.

El principal índice tecnológico en Estados Unidos continua -32.4% por debajo de los máximos observados en 2021.

Debemos mencionar que nuestro escenario base en los pronósticos del mercado no incluye pronósticos respecto a los próximos periodos electorales en México y EU, que eventualmente incidirán en las perspectivas económicas y las valuaciones del mercado en el mediano y largo plazos.

El 2023 será un año muy interesante y los inversionistas deberán estar atentos para capitalizar las distintas oportunidades que se presentarán en un ambiente económico cambiante.