Se llevó a cabo una edición más del Buen Fin, el día en el que se esperan los descuentos más grandes del año.

Este año, el Buen Fin se llevó a cabo del 18 al 21 de noviembre, no obstante, cada vez son menos las empresas que le llaman a sus ventas el Buen Fin y ahora tienen nombres como: “El Fin Más Largo” de El Palacio de Hierro, “El Mejor Fin” de Elektra y “El Fin Irresistible” de Walmart.

Quedan aún algunas que tienen el “Buen Fin” como Liverpool. La razón para no tener la insignia del Buen Fin es que el tiempo de duración de las promociones puede ser diferente y no cumplen las reglas de operación bajo las que se rigen las empresas que aceptan el programa.

Entre las reglas, se permite iniciar la promoción para dicha venta a partir del 1 de noviembre y concluir cualquier publicidad relacionada con el Buen Fin el 21 de noviembre.

De esta manera, empresas como El Palacio de Hierro o Elektra, siguieron promocionando sus productos con atractivos descuentos en los días posteriores al 21 de noviembre a la vez que, en algunos casos iniciaron las ventas antes del 18 de noviembre.

Los dos años anteriores fueron marcados por la presencia de la pandemia por Covid-19 en donde hubo un poco afluencia de clientes en tiendas y se promocionó mucho la venta en línea.

Este año, se caracteriza por un mayor dinamismo de la población lo que resulta en la recuperación del tráfico clientes en las tiendas físicas y, por lo tanto, con una mayor actividad promocional en el piso de ventas.

El entorno inflacionario ha generado un reto para las principales cadenas de autoservicio las cuales han enfrentado un mayor nivel de costos los cuales no pueden traspasar en su totalidad hacia el consumidor final para limitar el impacto en su nivel de ventas.

Se ha tenido un mayor nivel promocional a lo largo del año buscando ofrecer precios bajos y con un mayor enfoque en especial en las tiendas de autoservicio, en bienes de consumo básico ante una menor demanda por mercancías generales.

Este entorno es el que creemos que ha provocado un tiempo más prolongado para las ventas promocionales del Buen Fin, debido a que el poder adquisitivo de la población es más limitado, los clientes buscan mayores promociones para hacer sus compras.

Consideramos que ya es habitual que los clientes, en especial en años como este en donde el poder adquisitivo se ve limitado, busquen esperar a los descuentos a los que puedan acceder en el Buen Fin para adquirir los productos de categorías de Línea Blanca o Electrónicos.

Según datos de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), los productos que más se adquirieron en esta edición del Buen Fin 2022 fueron los siguientes:

  • Ropa y Calzado 13.5%
  • Pantallas 11.5%
  •  Celulares y Accesorios 10.8%
  •  Electrodomésticos y Línea Blanca 10.7%
  •  Equipo de Cómputo 10.1%
  •  Muebles 7.4%
  •  Videojuegos 7%
  •  Cosméticos 5.4%
  •  Juguetes 4.8%
  •  Mobiliario para trabajo en casa 4.6%
  •  Viajes y Boletos de Avión 3.3%
  •  Electrónicos para el Hogar 3.3%
  •  Vinos y Licores 2.8%

Ha habido años en los que las promociones son más del tipo meses sin intereses y se dejan pocos descuentos, sin embargo, en este año volvimos a ver una mayor participación de descuentos directos como porcentaje del precio total.

Así mismo, se tuvieron promociones de tipo 3×2, las cuales siguen siendo muy favorables en las ventas de Vinos y Licores. Y una combinación de meses sin intereses y bonificación en algún tipo de monedero.

En todo caso, lo que se busca es ofrecer un mayor valor por los productos, con los precios más bajos posibles dado el impacto inflacionario que se ha tenido a lo largo del año y que gradualmente ha ido impactando a los consumidores llevándolos al consumo de más productos de consumo básico.

El impacto ha sido gradual, iniciando con aquellos segmentos de la población más sensibles a las variaciones en precios y finalmente llegando a niveles más altos.

Consideramos que, hacia finales de año se puede tener un consumidor más debilitado, que ya adquirió en gran parte los productos necesarios en este Buen Fin, y por lo tanto se pueden desacelerar las ventas hacia el último mes del año.

 

 

Analista
Cristina Morales