Después de varias jornadas con ajustes importantes, la cotización de Grupo Traxión ha mostrado una destacable apreciación en relativamente poco tiempo, ya que ha visto incrementado su valor en más de 60% si se compara con su punto más bajo de octubre del presente año.

Lo anterior, como mencionamos en pasados reportes, podría ser el resultado de una sobre reacción del mercado, el cual castigó severamente los títulos de la emisora no solo por cuestiones al exterior, sino que, al interior, la dinámica en el precio de los combustibles, la reducción en los subsidios por parte del gobierno federal y el aumento en los
precios de peajes nacionales ejercieron presiones.

A pesar de lo anterior, insistimos en varias ocasiones que los niveles en los que cotizaba el precio resultaban atractivos por la fuerza que vemos en los fundamentales de la compañía.

Como se mencionó en anteriores reportes, durante la segunda mitad del 2021, la emisora ha empezado a reportar tres segmentos de negocio: (i) Movilidad de Carga, (ii) Logística y Tecnología y (iii) Movilidad de Personas, con lo anterior, se separa el negocio de carga de los negocios logísticos que están soportados en tecnología y que tienen un modelo asset light, y que han cobrado una relevancia material en el negocio de Traxión. Hasta el 4T20, dichos negocios se incluían en el segmento de carga.

Si bien los costos se han incrementado sustancialmente, la compañía ha instrumentado estrategias para controlarlos y poder traspasarlos al consumidor final.

Respecto al perfil de apalancamiento, al 2022-III la Deuda Neta registrada fue de P$8,336 millones, un fuerte incremento de +60.2% respecto al mismo periodo del 2021. Con lo anterior, su razón de Deuda Neta a EBITDA UDM se posicionó en 2.54x y el 61% del total de su deuda corresponde a deuda de tasa fija. El incremento en el nivel de apalancamiento corresponde a las recientes adquisiciones de MEDISTIK Y V-MODAL.

 

Analista
Alain Jaimes