Durante el tercer trimestre de 2022, los ingresos totales de Target tuvieron un crecimiento de 3.4% en comparación con el mismo período del año anterior.

En el trimestre, las ventas mismas tiendas crecieron 2.7% impulsadas por un alza de 1.4% en el número de transacciones y un incremento de 1.3% en el ticket promedio de compra.

Las ventas originadas en tiendas físicas avanzaron 3.2% mientras que en línea subieron marginalmente 0.3%. Las ventas en línea corresponden al 17.1% de las ventas totales de la empresa.

El 96.8% de las ventas se surten a través de las tiendas físicas de Target, lo que reduce los costos de entrega.

Los consumidores han mostrado un cambio en sus tendencias de compra hacia productos de consumo básico dejando a un lado aquellos de consumo discrecional debido al impacto inflacionario.

Hacia las últimas semanas del trimestre se vio una desaceleración en los niveles de ventas y se espera que para el cuarto trimestre del año se tenga aún más baja en el consumo, en especial en las categorías de mercancías generales.

El margen bruto en el trimestre fue de 24.7% por debajo del 28% registrado en el tercer trimestre del año anterior para una baja de -330 puntos base.

La mitad de este decremento se debe a reducciones de precio por promociones mientras que el resto se debe a manejo de inventario, costos de mercancía y flete que no pudieron ser compensados por un mayor nivel de precios al consumidor final.

Adicionalmente, se tiene un mayor número de empleados, de compensaciones y salarios en los centros de distribución y un mayor costo relacionado con el arribo más pronto de lo que se pensaba de inventario para finales de año ante menores fricciones en la cadena de suministro.

Los gastos de operación también han sido impactados por un entorno inflacionario, así, la utilidad de operación en el trimestre tuvo una disminución de -49.2% con un margen operativo de 3.9% para una baja de -390 puntos base.

El EBITDA bajó -36% con un margen EBITDA de 6.4% con una baja de -400 puntos base.

Ante este escenario, la empresa implementará un programa de eficiencia corporativa para simplificar y ganar eficiencias en toda su estructura. Se espera tener ahorros por US$2,000 a US$3,000 millones en los siguientes tres años con esta iniciativa.

En los últimos doce meses, el ROIC de la empresa es de 14.6% comparado con el 31.3% registrado en los 12 meses acumulados al año anterior, la baja corresponde principalmente a la disminución en la utilidad de la empresa en este período.

La UPA en el trimestre fue de US$1.54 para una baja de -49.3% en comparación con el registrado en el tercer trimestre del año anterior.

Debido a resultados este trimestre por debajo de lo esperado, la empresa está ajustando a la baja su guía para el cuarto trimestre de 2022 esperando una baja de un dígito bajo en las ventas mismas tiendas y un margen operativo alrededor de 3%.

 

Analista
Cristina Morales