NIKE presentó un reporte regular debido a que mostró un alza en sus ventas, pero baja en Utilidad Bruta, Utilidad Operativa, Margen Bruto y Margen Operativo. Las ventas netas de NIKE inc. totalizaron US$12,687 millones, reportando un alza de +4% en comparación con los US$12,248 millones obtenidos en el 2022-I año fiscal, cabe destacar que la empresa ya muestra un alza en sus ingresos después de que en 2022-IV año fiscal la empresa había reportado una baja de -1%. Los ingresos de Nike se dividen en las ganancias obtenidas en cuatro diferentes sectores del mundo, las ganancias de la marca Converse y los resultados del corporativo. De igual manera Nike está compuesto por calzado, vestimenta y equipo.

Este trimestre las ventas mostraron un avance debido a los resultados positivos de doble dígito que mostró América del Norte, así como un crecimiento en EMEA Y APLA. Las ventas ya empiezan a recuperarse debido a que la empresa ya cuenta con todas sus plantas abiertas por lo que han empezado a estabilizar la falta de productos ocasionada por problemas en la cadena de suministros afectada por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, aún tiene falta de inventario que, este trimestre, afectó principalmente a la división de Greater China, lo que ocasionó una caída de -16%. Pudimos observar cómo dentro de la división China hubo una mayor baja en ropa a comparación del calzado y equipo (maletas, botellas, toallas, etc.), esto se debe a un mayor nivel de inventario obsoleto en la región en ese segmento.

Los inventarios totalizaron US$9,700 millones lo que mostró un alza de 44% comparado con el mismo periodo del año anterior, esto muestra como la empresa ya está invirtiendo en recuperar el abasto de productos afectado durante los cierres de las fábricas.

Este trimestre las ventas de Nike Brand fueron impulsadas principalmente por las Ventas al por Mayor que totalizaron US$12,000 millones para un crecimiento de 4%, mientras que Nike Direct mostró un avance de US$5,100 millones para un aumento de +8%.

El margen bruto fue de 44.3% con lo que obtuvo un decremento de -220 p.b. a comparación del 46.5% presentado en el mismo trimestre del año anterior. El margen bruto se sigue encontrando por debajo de sus competidores directos, Under Armour, Adidas y más reciente Lulu Lemon que se encuentran por encima del 50%.

La disminución general de los márgenes se debió principalmente a los resultados de América del Norte, que tuvo liquidar el exceso de inventario a través de NIKE Direct Rebajas y acciones del mercado mayorista.

Sin embargo, Nike tiene precios más accesibles hacia el consumidor final que artículos como los de Lulu Lemon con lo que su crecimiento está basado en el aumento de volumen de ventas, de igual manera, Nike se dedica a mantener una comunicación directa con sus consumidores para poder ajustarse a sus necesidades sin poner en riesgo la estabilidad financiera de la empresa.

Hacia los siguientes trimestres se tendrá una mayor inversión en mercadotecnia para tener un mejor acercamiento al cliente y con esto, seguir impulsando el nivel de ventas.

La Utilidad operativa totalizó US$1,841 millones, con un margen Operativo de 14.5% un resultado desfavorable respecto a la utilidad operativa reportado de US$2,163 millones en el 2022-I año fiscal.

En junio de 2022, la Junta Directiva autorizó un nuevo programa de US$18,000 millones a cuatro años para recomprar acciones ordinarias Clase B de NIKE. El nuevo programa de la Compañía reemplazará el programa actual de US$15,000 millones que finalizará en el año fiscal 2023.

Se espera que para 2023 año fiscal aún haya un bajo crecimiento en las ventas totales esperando que se encuentren entre 0% y 5% afectado principalmente por los rezagos de China derivados por los cierres que se han tenido durante la pandemia.

 

Analista
Antonio Morales