Tuvimos una llamada con NIKE inc. en donde hablamos sobre su estrategia actual y expectativas para el resto del año al igual que comentarios acerca de sus resultados que se dieron a conocer en el 2022-IV fiscal.

La empresa empezó comentando que ya se encuentran todas sus fábricas completamente abiertas, por lo que su enfoque se ha visto priorizado hacia el rebalanceo entre la oferta y la demanda de sus productos.

Para el siguiente año fiscal 2023, se espera un crecimiento en ventas de doble dígito bajo sin tomar en cuenta movimientos cambiarios.

Para el siguiente trimestre, 2023-I fiscal, se esperan ventas flat debido a los cierres de China ocasionados por la pandemia del Covid-19 y movimientos cambiarios. Durante el 2022-IV fiscal, la falta de inventario afectó principalmente a la división de Greater China lo que ocasionó una caída de -19%. Se observó cómo dentro de la división China hubo una mayor baja en ropa a comparación del calzado y equipo (maletas, botellas, toallas, etc.), esto se debe a un mayor nivel de inventario obsoleto en la región.

En cuanto al primer trimestre fiscal 2023, se espera una baja en el margen bruto mayor a 100 p.b. en lo que se termina de reajustar la oferta y la demanda en China.

Para el año completo 2023 fiscal se espera que el margen ya tenga más estabilidad y solo disminuya -50 p.b. por debajo del registrado en el año fiscal 2022.

En junio de 2022, la Junta Directiva autorizó un nuevo programa de US$18,000 millones a cuatro años para recomprar acciones ordinarias Clase B de NIKE. El nuevo programa de la Compañía reemplazará el programa actual de US$15,000 millones que finalizará en el año fiscal 2023.

Actualmente el dividendo anual de Nike se encuentra en US$1.190 por acción y cuenta con un
dividend yield de 1.05%.

 

Analista
Antonio Morales