Banco del Bajío reportó sus resultados al cierre del segundo trimestre de 2022, los cuales calificamos como favorables. Lo anterior como resultado de una expansión en el margen financiero, una utilidad neta mayor y a un moderado crecimiento en la cartera de crédito.

Los ingresos por intereses sumaron P$6,043 millones lo que representó un crecimiento de +36.2% respecto al mismo trimestre del año anterior. Por otro lado, se observó un aumento de +31.1% a/a en los gastos por intereses los cuales fueron de P$2,358 millones.

De esta manera, el margen financiero fue de P$3,685 millones lo que se tradujo en un aumento de +39.6% a/a. Lo anterior fue impulsado por mayores ingresos financieros ante la coyuntura actual en la tasa de interés y al esfuerzo de la emisora por obtener un fondeo más barato a través de la captación de depósitos. Con ello, el margen de interés neto aumentó +160 p.b. a/a ubicándose en un nivel de 5.00%.

Las estimaciones preventivas para riesgos crediticios sumaron P$204 millones y disminuyeron -45.6% en su comparativa anual. De esta manera el costo de riesgo se ubicó en un nivel de 0.40%, -35 p.b. menor al reportado el mismo trimestre del año anterior.

Los ingresos no correspondientes a intereses fueron de P$511 millones y disminuyeron -33.6% a/a, como consecuencia principalmente de la inclusión de las nuevas normas contables. Lo anterior generó una pérdida mayor en el rubro de otros ingresos (gastos) de la operación, ya que en este trimestre se incluyen las cuotas pagas en el IPAB; además generó menores comisiones cobradas debido a que no se incluyen las comisiones cobradas por la apertura del crédito.

Los gastos de venta, generales y administrativos fueron de P$1,671 millones y disminuyeron -1.4% respecto a su comparativa anual. Esta variación fue efecto, nuevamente, de la inclusión de las nuevas normas contables, ya que no se incluyen las cuotas pagadas al IPAB que si se reportaban en este rubro el mismo trimestre del año anterior. Se observaron incrementos principalmente en gastos por salarios y beneficios a empleados, gastos del pago de PTU, promoción y de depreciación y amortización, entre otros.

Derivado de los resultados anteriores, la utilidad neta se ubicó en un nivel de P$1,811 millones y aumentó +69.3% a/a. Con ello, la rentabilidad de la emisora— medido a través del retorno sobre capital— mejoró, situándose en un nivel de 16.31%.

La cartera de crédito vigente— o cartera de crédito con riesgo de crédito etapa 1 y 2— fue de P$201,642 millones y aumentó +3.3% a/a. Este crecimiento fue consecuencia principalmente por un incremento de +21.0% en la cartera vigente de consumo y de +3.5% en la cartera comercial; parcialmente contrarrestado por una disminución de -9.4% en la cartera a la vivienda.

Por otro lado, la cartera vencida— o cartera de crédito con riesgo de crédito etapa 3— ascendió a P$2,451 millones lo que representó un crecimiento de +12.9% a/a. Esta variación fue resultado de una mayor cartera vencida en la cartera comercial, mientras que los segmentos de consumo y vivienda presentaron disminuciones en su comparativa anual. De esta manera, el índice de morosidad se expandió +10 p.b. a/a y se ubicó en un nivel de 1.20%.

Analista

Manuel Zegbe