Block reportó al cierre del primer trimestre de 2022 ingresos netos de US$3,960 lo que representó una disminución -21.7% a/a influenciados principalmente por menores ingresos correspondientes a la venta de criptomonedas (Bitcoin). Sin contar este ingreso, los ingresos netos hubieran aumentado +44.2% a/a ya que se observaron crecimientos en ingresos por transacciones, suscripciones y hardware.

El costo de ventas fue US$2,666 millones y disminuyó -34.9% a/a debido principalmente a menores costos por la compra de Bitcoin. Sin considerar los costos por compra de Bitcoin, los costos aumentaron +48.7% a/a ante aumentos en los costos por transacción, suscripciones y hardware.

De esta manera, la utilidad bruta fue de US$1,295 millones, superior en +34.4% respecto a lo reportado el mismo trimestre del año anterior. Con ello, el margen bruto aumentó +1,364 p.b. a/a y se ubicó en un nivel de 32.7%. El margen bruto reportado fue superior en +124 p.b. respecto al estimado por el consenso de analistas.

Los gastos operativos totalizaron US$1,522 millones e incrementaron +69.9% a/a. Estos gastos incluyen gastos relacionados con la compra de Afterpay por alrededor de US$130 millones.

La utilidad (pérdida) operativa representó una pérdida de US$227 millones que contrasta con la utilidad de US$68 millones reportada el mismo trimestre de 2021. De esta manera, el margen operativo se contrajo -707 p.b. a/a y se situó en un nivel de -5.7%.

El EBITDA trimestral fue de US$-157 millones en comparación con los US$97 millones reportados el mismo trimestre de 2021. De la misma manera, el margen EBITDA trimestral se redujo -587 p.b. y se colocó en un nivel de -4.0%.

Finalmente, la utilidad (pérdida) neta representó una pérdida de US$204 millones, cifra menor a la reportada el primer trimestre de 2021 de US$39 millones. Esta cifra fue afectada principalmente por mayores gastos operativos derivado de la compra de Afterpay.

Analista

Manuel Zegbe