El 2021 fue un año muy importante en los mercados globales. Posterior al primer impacto provocado por la pandemia  actual en el 2020, los principales índices accionarios internacionales reflejaron un avance anual superior al 20% en  promedio este año

Lo anterior principalmente fue fundamentado por los estímulos monetarios y fiscales en las principales economías, la  implementación de las vacunas contra el COVID-19 y la recuperación generalizada en la movilidad de la población. 

Los retos hacia el 2022 en materia de salud continuarán. Actualmente, los riesgos por la nueva variante del COVID-1P,  denominada “Ómicron”, suponen una menor letalidad en las personas, pero mayor tasa de contagio. Es posible que en  los próximos años sigamos enfrentando nuevas variantes y adecuaciones en las vacunas existentes para enfrentar  este impacto. 

Otro riesgo importante hacia el 2022 será la inflación. Las últimas lecturas de esta variable en muchos países, incluido  México, muestran un crecimiento exacerbado y continuo en la inflación subyacente y no subyacente. Este efecto ha  ocasionado que diversos Bancos Centrales restrinjan la política monetaria de forma más anticipada. 

A pesar de lo anterior, consideramos que las oportunidades en los mercados seguirán presentes en distintas industrias  y en muchas emisoras que reflejarían una recuperación operativa y financiera secuencial en el corto plazo y que  muestran valuaciones muy atractivas a los precios actuales pese al escenario y los riesgos que mencionamos de cara al  nuevo año. 

A continuación, presentamos un balance del mercado doméstico y de las emisoras que cubrimos en el Sistema  Internacional de Cotizaciones (SIC):

 

Analistas
Equipo de análisis