Industrias Peñoles presentará resultados mixtos para el tercer trimestre de 2021.  Lo anterior como resultado de una disminución en el precio promedio tanto de la plata y el oro, con una caída estimada de -1.25% a/a y -6.54% a/a respectivamente; a pesar de ello, esperamos que tanto sus ingresos como su  EBITDA incrementen, pero su margen operativo y EBITDA disminuya. 

Estimamos que los ingresos consolidados del tercer trimestre presenten un aumento de +15.9% a/a, para totalizar  en US$1,428 millones y el EBITDA tenga un crecimiento de +6.2% a/a. Sin embargo, creemos que el margen EBITDA  descenderá en -340 p.b., en comparación con lo reportado el tercer trimestre del 2020, para ubicarse en 34.4%. Esto,  derivado del retroceso en precios en el oro y plata respecto a 2020 y el incremento en gastos por energéticos. 

En el segundo trimestre de 2021, la empresa reportó mayor producción del oro (+9.3% a/a) y de la plata (+12.5%  a/a), recuperándose de la caída en producción que se tuvo en el 2020, debido a la pandemia. En este trimestre  esperamos que el incremento en producción continue en la plata, zinc y plomo en un +15.35%, +2.80% y +5.16%,  respectivamente, respecto al segundo trimestre del año en curso. 

Resultado del incremento en la producción y el aumento secuencial en precios en tanto en el oro como en la plata,  estimamos el aumento en ingresos que podría reportarse con respecto al tercer trimestre del 2020, siendo que en  el segundo trimestre de 2021 el oro y la plata, representaron 48.36% y 45.64% de las ventas totales.

El año pasado, en su reporte anual, Fresnillo informó que a pesar de que la planta de piritas, ubicada en Zacatecas, había terminado de construirse en ese mismo año, la producción de esta mina no podría comenzar hasta el tercer  trimestre del 2021, debido a que las inspecciones necesarias para comenzar a operar fueron retrasadas por el COVID 19. Se espera, que una vez que comience a producir a su máxima capacidad, se producirá anualmente un total de 3.5  millones de onzas de plata y 13 mil onzas de oro. 

Actualmente, el sector minero se encuentra ante una situación de incertidumbre, ya que debe enfrentarse a la  reforma energética que está proponiendo el gobierno de México y de ser aceptada podría perjudicar gravemente  a la empresa. La reforma provocará incertidumbre para los inversionistas en México, porque la restricción sobre el  uso de cualquier mineral considerado como esencial para la transición energética será un factor de incertidumbre para aquellos que pretendan desarrollar proyectos mineros en el país. Así mismo, la reforma podría ser un obstáculo  para que el sector minero mexicano sea sostenible, ya que, la anulación de los permisos eléctricos impediría que las  operaciones mineras puedan acceder a fuentes de generación eléctrica.  

 

Analista 

Lorena Murillo