Orbia mostró durante el 2020-III cifras ligeramente mejores a nuestros estimados que reflejan la gradual reapertura de los sectores económicos en las regiones donde la compañía tiene presencia.

Los ingresos consolidados sumaron 1,639 millones de dólares, para un decremento de -6.2% a/a. Lo anterior respondió a la contracción en las ventas de sus negocios de Koura (-20.5% a/a) y Vestolit (-9.6% a/a).

En el mismo sentido, el EBITDA de la compañía alcanzó 362 millones de dólares, un decremento de -5.0% a/a, que respondió a las afectaciones en el negocio de Koura, menores precios de PVC (efecto negativo en Vestolit) y una base de comparación desafiante. Sin embargo, es importante mencionar que el margen EBITDA se posicionó en 22.1%, una ligera expansión de 30 pb debido a la sólida recuperación de sus negocios de DuraLine, Netafim y Wavin.

La generación de Flujo libre operativo en dicho periodo sumó 127 millones de dólares, es decir, una conversión de 35.2% como proporción del EBITDA que se compara con el 39.5% generado en 2019-III, pero muy superior al 7.0% registrado el trimestre pasado.

En cuanto al nivel apalancamiento de la empresa, la razón de Deuda Neta a EBITDA durante el actual periodo se ubicó en un nivel de 2.39x, valor que se mantiene en línea con el objetivo de apalancamiento de la compañía de estar alrededor del 2.0x.

A pesar del complejo ambiente gestado por la actual afectación sanitaria, la compañía demostró resiliencia, respuestas ágiles y diversificación de productos, elementos que ayudarán a hacer frente de manera más eficiente los estragos de la pandemia.