Banco Santander México reportó ingresos financieros por 27,503 millones de pesos, lo que representó una disminución de -9.7% año contra año, originado principalmente por menores ingresos en la cartera de crédito, operaciones de reporto y préstamo de valores, de disponibilidades y cuentas de margen.

La cartera de crédito vigente registró un incremento anual de +5.7% para finalizar en 719,938 millones de pesos, impulsado por variaciones anuales en la cartera comercial, de consumo e hipotecario de +6.0%, -1.5% y
+10.5%, respectivamente. Por otro lado, la cartera vencida disminuyó -5.5% respecto al mismo trimestre del año anterior, en la que se destaca el retroceso de -41.8% a/a en la cartera de consumo; con ello, el índice de morosidad se ubicó en 2.09% (-24 p.b. año contra año).

El margen financiero finalizó en 16,089 millones de pesos para una contración de -3.0% año contra año, lo que generó que el Margen de Interés Neto se ubicará en 4.50% (-124 p.b. año contra año). Las estimaciones preventivas contra riesgos crediticios fueron de 4,596 millones de pesos para un ajuste anual de – 2.6%. Es importante mencionar que, el trimestre anterior, el banco presentó un saldo en este rubro por 8,350 millones de pesos, derivado del deterioro en entorno económico y como preparación para futuras pérdidas derivadas de la pandemia. Por consecuente, la emisora presento reservas en niveles similares previos a la pandemia.

Las comisiones y tarifas netas aumentaron +2.4% en su comparativa anual; asimismo, el resultado por intermediación incremento +17.3% año contra año, mientras que otros ingresos de la operación disminuyeron -29.7% año contra año.
Los gastos de administración y promoción totalizaron 10,429 millones de pesos para un crecimiento de +6.6% año contra año, reflejo de mayores gastos de tecnología y las depreciaciones y amortizaciones relacionadas con las iniciativas estratégicas del banco.