blog sitio-pcb patrimonio

February 21, 2019

edwin luna tus

Con el nacimiento de la moda desechable o fast fashion que se refiere a la producción en serie y a bajo costo de las prendas de última moda inspiradas en las pasarelas de diseñadores de lujo, la industria de la moda ha cambiado drásticamente. Esta moda es pasajera, accesible, de poca calidad, adictiva y de diseño vanguardista. Uno de los estragos del fast fashion es el habernos convertido en una sociedad consumista en donde nos identificamos poco con nuestras prendas. A veces sale más barato reemplazar algo que arreglarlo o mandarlo a la tintorería. 

Resulta realmente ilógico y contradictorio pues, por otro lado, la tendencia mundial es el mindfulness, hacer todo a conciencia plena poniendo atención en las experiencias que están sucediendo en el momento. Es como si fuéramos en dos direcciones totalmente opuestas, por un lado equilibrados, en nuestro centro y por otro lado gastando en compras de impulso.

Para gastar de forma consciente es necesario estar pendientes mientras gastamos, no después. Al igual que cuando comemos en automático sin poner atención en el sabor, la textura, la mesa, los cubiertos, terminamos comiendo más y sin sensación alguna. No por nada han comparado al fast fashion con el fast food o comida rápida.

En ningún momento me refiero aquí a los gastos básicos que se deben hacer en cada familia, hablo de los de impulso, de aquellos que nos pueden meter en problemas o los que causan culpa. Tampoco importa si puedes darte el lujo de gastar o no.

Identifica la emoción que te hace querer gastar (comprar algo): aburrimiento, tristeza, ansia, estrés, ego, seguridad, envidia, sensación de pertenecer.

¿Te sientes cansada, hambrienta?

¿Realmente lo necesitas ahora?

¿Te alcanza?

¿Te va a hacer más feliz? ¿Cuánto tiempo?

¿Cuántas veces lo vas a usar?

¿Te acerca o te aleja de tus metas financieras?

Es muy importante saber que nuestro vacío no se llena con compras (ni con alcohol, comida o drogas). Sentir falta de amor, comprensión o atención no se sustituye con estar a la última moda, con joyas, coches, gadgets, vinos, cosas que solamente desvían la atención del sentimiento por un momento y después traen consecuencias aún peores. 

Lo que sugiero es gastar con atención. Gasta en aquello que realmente tenga un impacto en tu vida, algo que la mejore. Tal vez unos zapatos te traen una sonrisa un rato, pero los meses sin intereses de un año después te hacen llorar. 

Notas Relacionadas

AMLO blog financiero de prueba 2
Koichi García
... leer más
juan carlos acosta vla blog financiero de prueba
Koichi García
... leer más